El “Chino” Páez y la NCAA

Carlos Páez, uno de solo dos venezolanos que vieron acción esta temporada en la NCAA división I, acaba de completar su segundo año con la universidad Austin Peay State, adquiriendo mayor protagonismo (fue titular en 93 % de los juegos por 58 % en su campaña de inicio) y subiendo sus números en la gran mayoría de los distintos renglones estadísticos.

Freddy Chavier (@FreddyChavier).-

El base de 21 años y 1,78 de estatura, con relación a su año de estreno, incrementó sus promedios en puntos, rebotes y asistencias, además de todos sus porcentajes de lanzamientos. Una exitosa temporada, a pesar del aumento de las pérdidas, y la disminución de los robos y la relación asistencias/pérdidas. Aun así, la cifra de balones perdidos no es para nada escandalosa (una pérdida cada 13 minutos), mas aún tomando en cuenta que como armador tiene mucho tiempo el balón en su poder.

 

Su progreso fue evidente, y aunque el desarrollo de un jugador siempre está sujeto a imponderables, no deja de ser alentador el avance mostrado por el joven carabobeño. Y para tratar de ilustrar mas la impresión de que el “chino” puede ser parte de la renovación del seleccionado nacional, vamos a realizar un ejercicio comparativo de sus números acumulados en este par de campañas, con los “dos primeros años NCAA” de otros bases venezolanos que a la larga se convirtieron en grandes figuras de nuestro baloncesto, como Felice Parisi, Diego Guevara, Greivis Vásquez y David Cubillán. Si bien la mayoría de este cuarteto cursó su carrera en universidades de mas renombre y en conferencias de mayor prestigio, no deja de ser interesante el resultado de la comparación.

Y es que entre las cinco filas analizadas, Páez exhibe el mejor porcentaje de libres y el segundo en triples y dobles, mientras que en los promedios mostrados por el quinteto de jugadores, el “Chino” es tercero en las casillas de puntos y rebotes, así como segundo en los renglones de asistencias, robos, minutos y relación asistencias/pérdidas, siendo también el segundo que menos balones desperdició. Hay que hacer la salvedad, que en la época de Parisi (finales de los 70’), no existían los triples y no le computaron robos y pérdidas.  

Solo el tiempo nos dirá hasta donde llegará Páez, pero hasta ahora, ha transitado un camino esperanzador de cara a su futuro dentro del básquetbol profesional.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.